LA APLICACIÓN DE LA ENERGÍA SOLAR TÉRMICA EN LA INDUSTRIA

La energía solar térmica tiene un enorme potencial de aprovechamiento muy poco empleado hasta ahora, el sector industrial. La energía solar térmica es capaz de proveer de forma natural y económica de parte del calor que la industria necesita.

El calor es un elemento esencial para la industria. En muchos de los procesos industriales se requieren fluidos calientes (aire, agua o vapor), con temperaturas que comprenden desde los 30-40ºC, hasta los más de 400ºC. Habitualmente se obtiene ese calor a través de la quema de combustibles fósiles o a través de la electricidad. Sin embargo, existe también la posibilidad de obtener ese calor por medio de sistemas solares térmicos, ahorrando dinero y evitando emisiones de contaminantes a la atmósfera.

La energía solar térmica es capaz de proveer una amplia gama de temperaturas. Así para cuando se requiera calor a bajas temperaturas (hasta 100ºC) es posible instalar colectores solares, planos o de tubo de vacío, en cualquier superficie, incluso aprovechando los techos o tejados de las naves industriales habitualmente sin uso.

A continuación, mencionaremos industrias en las que la energía solar a baja temperatura tiene buenos resultados.

Calentamiento de agua sanitaria a nivel industrial– Los grandes sistemas solares térmicos para el calentamiento de agua pueden ser muy rentables para la industria turística. En hoteles, balnearios, spas, se puede obtener agua caliente a temperaturas de entre 25-30ºC para piscinas y los 45-60ºC para el resto de las aplicaciones de forma sencilla. En estos casos se obtiene además un gran rendimiento, un gran ahorro económico y una pronta rentabilización del sistema. Puede conseguirse porcentajes de sustitución del combustible convencional muy altos, pudiendo llegar estos a ser de más del 80% de media anual en áreas climatológicamente favorables.

 

 

Lavanderías de ropa– El lavado de ropa de forma industrial requiere para algunos tipos de prendas agua a temperaturas de entre 40 y 60º. Este rango de temperaturas es muy apropiado para que los sistemas solares térmicos trabajen con un alto rendimiento y consigan fracciones del aporte solar muy altos.

 

Lavado de autos/camiones– Algo similar ocurre en los túneles de lavados de coches. En estos la temperatura óptima para el lavado es de 60ºC. Esta temperatura es la más adecuada para lograr una buena limpieza sin dañar el esmalte de los vehículos.

Lavado industrial (almacenes, botellas, piezas de vehículos)– En el lavado industrial de botellas, de piezas de vehículos, o en la limpieza de almacenes se puede requerir de agua caliente a bajas temperaturas fácilmente suministrable por sistemas solares térmicos.

Deshidratadores de vegetales con energía solar– La energía solar térmica puede emplearse para deshidratar productos agrícolas tales como frutas, verduras, flores o granos. Este sistema funciona como cualquier otro sistema de deshidratación convencional, solo que empleando la energía del sol como elemento para calentar el aire que se hará circular entre el producto a deshidratar.

Sistemas de calefacción– La energía solar se puede emplear también para calefactar espacios en los que se requieren temperaturas relativamente elevadas para muy distintos propósitos; desde invernaderos hasta cámaras de crianza de aves o cerdos. Podrían utilizarse en lugares donde la población sufre por las bajas temperaturas.

Procesado de alimentos– También es posible emplear el calor solar obtenido para el procesado de alimentos industriales o para cocinas. Se puede emplear para elaborar conservas o para cocer alimentos (los alimentos comienzan a cocinarse a partir de los 60 ºC)

Una buena aplicación puede ser utilizar esa energía para calentar la leche en la elaboración de quesos y otros productos lácteos. La temperatura óptima a la que ha de estar la leche para que cuaje es de entre 28ºC y 37 ºC

Acuicultura– Muchas especies acuáticas criadas en las piscifactorías requieren de temperaturas del agua de entre 18º y 30º C. Por ello muchas piscifactorías recurren a sistemas de calentamiento artificial para poder desarrollar la cría fuera de temporada. En estos casos resulta especialmente viable el uso de sistemas solares térmicos. Al ser las temperaturas de trabajo muy bajas un colector solar podrá ofrecer un rendimiento excepcionalmente alto.

Destilación de agua–También la energía solar térmica puede servir para destilar el agua del mar u otros tipos de agua no potables o utilizables. Para este cometido se emplean los destiladores solares. Estos destiladores, de diverso tamaño y diseño, aunque no sean capaces de proporcionar grandes cantidades de agua por metros cuadrado, podrán ser rentables si se cuenta con un espacio lo suficientemente grande. Puede ser particularmente indicado en zonas áridas o desérticas donde se disponga de mucho terreno y donde no exista otra opción disponible. También es posible emplear los sistemas solares térmicos de agua como fuente de apoyo para obtener una parte importante del calor necesario en sistemas de destilación en los que se hierva el agua salada.

Posted by Joseph Jiskra

Agregue un comentario